Descenso de los testículos en el cachorro de pastor alemán

cachorro pastor alemán

Descenso de los testículos en el cachorro de pastor alemán

La criptorquidia, un defecto del desarrollo sexual que puede darse en cachorros de pastor alemán, es conocida por un incompleto descenso de uno o ambos testículos en el animal.

El descenso testicular, en la mayoría de las especias, es un proceso común del desarrollo que tiene su hecho antes del nacimiento. No obstante, encontramos una anomalía en dicho proceso dentro de la raza canina, debido a que este acontecimiento tiene lugar durante la primera semana de vida del animal.

Diagnóstico

Cuanto mayor sea la edad del perro, menor es la posibilidad de que se produzca el completo y adecuado descenso testicular, llegando a ser muy escasa una vez que el animal haya  llegado al año de edad. Por ello, es recomendable que el diagnóstico de este posible defecto del desarrollo sexual sea llevado a cabo por un profesional antes de que el canino cumpla los 6 meses y mediante un examen físico consistente en el palpado de la bolsa escrotal.

La criptorquidia puede darse en perros de forma uni o bilateral y en principio no produce ningún tipo de síntoma. Además, se trata de una enfermedad hereditaria que afecta hasta el 13% de machos en numerosas razas de perros, siendo el pastor alemán una de ellas.

Complicaciones

Entre las complicaciones que presenta este defecto, destacamos una posible disminución en la fertilidad del animal, así como una reducción en el reflejo de eyaculación y una mayor posibilidad del desarrollo de tumores en la zona del abdomen o canal inguinal, ya que los testículos no descendidos se hallan sometidos a una mayor temperatura de la recomendable.

Igualmente, al tratarse de una enfermedad hereditaria, es recomendable no usar a este tipo de  perros afectados por la alteración para su reproducción.

Tratamiento

Debido a las consecuencias y complicaciones de esta enfermedad, se recomienda el tratamiento temprano en estos animales. La elección de un tipo u otro de tratamiento (médico o quirúrgico) debe ser discutida por el propietario del animal y el profesional correspondiente, aunque el más empleado suele ser la extirpación quirúrgica del testículo no descendido y, debido a que se trata de una alteración genética, es igualmente aconsejable la esterilización del canino, con el fin de evitar posibles problemas futuros en su descendencia.

Desde Selección Dog recomendamos la comunicación con un profesional veterinario en la edad temprana de nuestro cachorro para la realización de un examen y una exploración adecuadas. De dicha manera, evitaremos problemas más adelante en el desarrollo de nuestra mascota.